jueves, 24 de marzo de 2016

muerte y resurrección for dummies

La crucifixión según Van Eyck


Amados hermanos, en esta Semana Santa tan colvulsionada de acontecimientos tristes, he decidido esclareceros un poco algunos de los misterios más grandes del cristianismo y explicaros de un modo pseudo-cienífico y pseudo-histórico, mi versión de los hechos. Y digo pseudo porque no pretendo llenaros de bibliografías aburridas ni de opiniones escolásticas que pretendan explicarlo todo fuera de la principal fuente de información que es el nuevo testamento. Yo digo lo que pienso, nada más.

A mi siempre me han gustado las novelas detectivescas porque enseñan a ver los hechos de una manera objetiva y a no sacar conclusiones acerca de los relatos de terceros, y es por eso que desde hace mucho, intento leer los evangelios aceptados y los no aceptados y he tratado de comprender los significados reales y simbólicos de la vida, muerte y resurreción de ese personaje llamado Jesús, a quien he amado y detestado en casi igual medida.

En otras entregas de monoteísmo for dummies ya he explicado un poco la necesidad irrenunciable del ser humano de relacionarse con el universo y cosmos y armarse un Dios a su imagen y semejanza (que no al revés) y cómo ello ha ido moldeando su concepto de sí mismo, así como su comportamiento social.

A través de estas lecturas, he llegado a la conclusión bastante cómoda, de que Jesús el Nazareno, primero y principal no era de Nazareth si no que era de Judea, y que descendía efectivamente no sólo de el trono de David por parte de padre si no además de la dinastía Hasmonea por parte de madre. Así que era el legítimo heredero del trono de Judea, el cual para el momento de su nacimiento y el de su muerte, estaba ocupado por los herodianos. Primero Herodes el grande y después por Herodes Antipas. Ambos muy interesados como es obvio, en no perder su poder.

También hemos visto que es muy probable que este Jesús hubiese estado involucrado muy íntimamente con la secta Esenia, dada la ubicación geográfica muy cercana al río Jordán de los manuscritos del mar muerto que pertenecían a dicha secta y que presentan enormes similitudes con las costumbres que después habrían de adoptar los que comenzaron a ser llamados cristianos, y la ubicación de los seguidores de Juan el bautista, quien de hecho, bautizó al propio Jesús antes de que éste se fuese al desierto por 40 días. Aclarar que 40 dias, no es un número exacto si no un número simbólico de una cantidad indeterminada de tiempo. Posiblemente el tiempo que duraba el período de prueba de quien quiera que estuviese interesado en entrar en la congregación esenia.

Así mismo, hemos visto que a los herederos de las dinastías reinantes era muy normal considerarlos dioses o hijos de los dioses, asi que no era ninguna afirmación mística el que en aquellos tiempos se dijese que Jesus era el hijo de Dios. El rey de los Judíos, tal y como rezaba el cartelito que le pusieron en la cruz.

Pero a lo que vamos que me desvío en explicaciones y no voy al grano.

Jesús era llamado el nazareno o nazarini, porque tal y como lo representan desde hace milenios, se había dejado la barba y pelo largos, igual que sansón, y era un promesa muy normal que al cabo de un tiempo y una vez cumplida la promesa, la persona fuese al templo a purificarse y se afeitase de nuevo y se cortase el pelo. De hecho, los primeros cristianos, que se consideraban a si mismos judíos, seguidores de las enseñanzas de Jesús, adoptaban estas prácticas de consagración exclusiva a Dios así como las prácticas esenias de pobreza y castidad.

Así que cuando el domingo de ramos entró Jesus en Jerusalém aclamado por la multitud que gritaba salve al rey de los judíos, y hossanna etc, no estaban inventando. Estaban simplemente aclamando a su legítimo rey quien era además un ser buenísimo que se la pasaba curando enfermos por donde iba. Jesús por encima de ser filósofo y hombre religioso, era médico. Los esenios eran conocidos desde tiempos remotos por ser médicos y ser capaces de curar casi cualquier dolencia. Y este Jesús era sin duda uno de los mejores médicos de la época pues sanaba a todo el mundo de forma "milagrosa". Sacaba demonios y cosas así de la gente. Siempre es mas fácil acudir al misterio y al milagro, que pensar en la explicación mas sencilla que es el conocimiento del cuerpo.

Pues bien, la popularidad de este Jesús "milagroso" y heredero, seguramente molestaba a más de uno. A los políticos, porque les sacudía que un heredero legítimo hubiese llegado a la edad adulta de reclamar su puesto ante la nación, y a los líderes religiosos (tambien conocidos como fariseos) que apoyaban una ley oral llena de supersticiones, castigos, pagos y penitencias (con el tiempo convertida en el Talmud) de la cual no todos estaban convencidos  (y especialmente no los esenios) de que fuese legítimamente inspirada por Dios.

Entonces tal y como cuentan los evangelios, Judas identifica al heredero ante el sanedrín con la aprobación de Jesús aún a sabiendas de que aquello no era buena idea, pero convencido de que era su deber revelar su identidad y después de muchos juicios y conspiraciones y dudas respecto a su legitimidad como hijo de María y José, y es llevado finalmente ante Pilatos, quien cede ante las distintas presiones de todos los que ostentaban el poder y decide crucificarlo, no sin antes escribir sobre la cruz, que aquel hombre era el rey de los judíos.

Con el tiempo se ha cosiderado que esta inscripción era una burla o una metáfora. Pero yo estoy convencida de que era simplemente la verdad. Y que pilatos la puso allí para mostrar de alguna manera la monstruosidad de lo que se estaba cometiendo.

Y ahora viene el verdadero milagro que ni el mismísimo Jesús debe haberse imaginado jamás.

Porque existe el registro de que en el 19 de marzo del año 33 a la una y cuarenta de la tarde, efectivamente tal y como dicen los evangelios, el cielo se tornó negro, porque hubo un eclipse de sol. También dicen algunos evangelios que hubo un terremoto, lo cual no creo que sea muy posible de calcular con la misma precisión que un eclipse, pero que ayudaría a entender muchas cosas.

Si es cierto que Jesús estuvo unas cuatro o cinco horas crucificado y que al acercarse la tarde José de Arimatea con la ayuda de Nicodemo logran permiso de bajar el cuerpo de Jesús de la cruz sin que le quiebren las piernas, es muy probable que en la confusión del terremoto y el miedo que les había producido el eclipse, justo después de la crucificción a las autoridades, decidieran bajarlo de la cruz no sin antes clavarle una lanza en su costado para asegurarse de que estaba muerto. Y oh, milagro gozoso del siglo primero, esto fue precisamente lo que salvó a Jesús de morir.

Han escuchado hablar del neumotórax? pues es el colapso de los pulmones. Era una de las causas de muerte de los crucificados que al permanecer colgados de sus brazos no lograban expeler completamente el aire de sus pulmones, y al cabo de un tiempo bastante prolongado, acababan muriendo ahogados por la acumulación de líquido en el tórax. El tratamiento para esta afección es precisamente la punción de la cavidad toráxica y el consiguiente drenaje. No en vano dicen los evangelios que al atravesar a Jesús en el costado, brotó no solo sangre si no también agua.

Solícitos pues, proceden estos discípulos de Jesús, hombres por demás pudientes e influyentes a bajar al pobre hombre de la cruz, a limpiarle las heridas, a cubrirlo con una cantidad ingente de hierbas y óleos y finalmente a envolverlo en una sábana y acostarlo tranquilito en una tumba nueva y limpia.

Lo que sucede después no está muy claro ni siquiera en los evangelios, pues en algunos se habla de una luz brillante, en otros de ángeles y en otro de las mujeres que van a terminar de embalsamarlo y lo encuentran sentado en la tumba.

Esta es la versión que yo encuentro más plausible, pues es posible que los soldados hayan abierto la tumba de jesús a las mujeres sin pensar que ellas pudiesen representar ningún peligro, y que tal y como dice en el evangelio, Jesús haya dicho a María Magdalena, no me toques que estoy impuro y tengo que ir a la casa de mi padre, (talvez refiriéndose al templo) pero avísales a los discípulos que estoy vivo, para inmediatamente después cubrirse con las sábanas o velos de las mujeres y salir de la tumba caminando de lo mas normal junto a ellas, ir a casa de José o de Nicodemo a terminar de recuperarse.

Después de esto, los soldados al encontrarse con la tumba vacía y verse burlados, habrán inventado lo de la luz cegadora o algo así porque obviamente no iban a admitir que unas simples mujeres les habían engañado y estaban además absolutamente seguros de que de esa tumba había salido todo el mundo caminando. Visto así no parece tan descabellado que todos creyesen en su resurreción y que Jesús se "apareciese" muchas veces más después de haber sido declarado muerto oficialmente. Si yo hubiese sido Jesús, también hubiese creído que todo aquello era obra de Dios.

También tiene sentido que después de este episodio, Jesús renunciase a seguir intentando ser el rey de los judíos, puesto que nadie quiere que lo maten dos veces, y haya decidido a su vez, irse de Jerusalén, posiblemente a Damasco.

Otro día les cuento por qué. Mientras, disfruten del legado que este hombre le dió al concepto que el ser humano tiene de sí mismo y derrochen el amor al prójimo, que eso es lo que nos queda.

13 comentarios:

  1. El amor al prójimo, a veces parece ser un propio milagro que pueda nacer en estos tiempos convulsos.

    Besos. Gracias por la explicación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besos a ti amapola y gracias por leerme!

      Eliminar
  2. Qué relato tan interesante y qué bien lo cuenta. Como buena novela de misterio (pascual) tiene hasta su Navaja de Ockham.

    ResponderEliminar
  3. Si es asi, se cumple uno de mis grandes deseos (estupidos): que Jesus haya vivido muchos annos, que haya muerto rodeado de nietos y feliz, y no humillado... Porque era un buen tipo, conchale, no se merecia todo ese sufrir. Y no esta mal que las mujeres sean las heroinas de la historia, las Tom Cruise y James Bond del asunto.
    mc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente eme! de hecho lo vuelve mucho más humano y menos antipático... qu eel pobre dijo, el que tenga ojos que vea, y a la gente le dio por ver milagros y escarchitas! Happy easter my eme adorada!

      Eliminar
  4. Gracias por esta versión.
    A mí me parece posible.
    Incluso creíble.

    Eres genial Adriana.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Awwww que lindo mi Toro! La verdad es que es super creíble, y explica muchas cosas, y como dice Xindas, la explicación más sencilla es casi siempre la correcta :)

      Eliminar
  5. Nazaret no existia en el siglo I, tampoco fue juzgado por los Judios, fue crucificado por los romanos por propagar un mensaje revolucionrio y por tal motivo fue crucificado. Si Pilatos escribio rey de los judios lo hizo para que el pueblo vea el poder del Imperio sobre ellos. No hubo terremoro.
    Y Jesus estaba muerto cuando lo bajaron de la cruz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ademas, el mensaje de Jesus no era revolucionario, era un mensaje de misericordia. Y si fue juzgado por los judíos, solo que aquellos no tenían ningún poder para ejecutar sentencias y necesitaban del poder romano.

      Eliminar
    2. El Sanedrin juzgo a Santiago y lo sentencio a muerte.

      Eliminar
  6. Para Douglas Boin, "los testimonios bíblicos que acusan a los judíos son una distracción que trata de lanzar a los historiadores por el camino equivocado". De nuevo existe un consenso entre los investigadores: si Jesús fue condenado a la cruz, tuvo que ser por los delitos que provocaban un método de ejecución tan extremo: sedición, desafío al poder de Roma, insurrección contra el Estado. Y un gobernante romano como Poncio Pilatos no dudaría un instante en aplicar ese castigo. El hecho de que, según alguno de los Evangelios, fuese ejecutado junto ladrones, "podemos hablar también de rebeldes" precisa Savage, no hace más que confirmar esta tesis. Simon Sebag Montefiore escribe en su monumental historia de la ciudad de las tres religiones, Jerusalén. Una biografía: "Los Evangelios, escritos o enmendados después de la destrucción del Templo en 70, acusan a los judíos y absuelven a los romanos, deseosos de mostrar su lealtad al imperio. Sin embargo, los cargos contra Jesús y el castigo en sí cuentan su propia historia: fue una operación romana".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se Chaly. No me parece que Jesus haya estado muerto cuando lo bajaron de la cruz. Y no me interesa lo que diga Douglas Boin. No creo que los evangelios contengan verdades absolutas, pero si creo que trataban a su manera de propagar lo que había sucedido. Y honestamente no creo en resurrecciones. Creo en la capacidad de supervivencia. Y no sabemos a ciencia cierta si hubo o no un terremoto.

      Eliminar

coméntame pues!