viernes, 15 de abril de 2016

dragón

Soy la hija de un dragón enorme y baboso.

Un dragón rosado y suave cuya voz me quema cada vez que la escucho.

Cuando la escucho mis entrañas sangran.

No hay hambre, no hay luz.

Un nudo grueso y suave va cercándome la garganta hasta quitármelo todo.

El dragón me lo quita todo y no hay caballero que me salve.

No hay salvación de una fiera que vive dentro de mi y me ha engendrado.

No hay poesía, no hay coherencia, ni lógica ni puntitos brillantes en el cielo.

Sólo hay baba y rosa y una cueva mullida y sofocante de calor, calor, calor.

Una niña-dragón que nunca tuvo que haber nacido ilumina con su luz negra, las calles de una ciudad cadavérica y estridente.

La mirada de soledades grises y gritos ahogados dentro de la cueva dulce y podrida.

La podredumbre es dulce siempre. Y usa pantuflas.

Ojos de tiburón-dragón-serpiente y mujer.

Mujer-demonio condenada a existir eternamente,

gritando calladamente las manzanas de su contradicción.


12 comentarios:

  1. Pronto llegará la espada que acabe con el dragón y devuelva la sonrisa a la niña.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Así, una mujer de fuego, busca mi corazón

    ResponderEliminar
  3. Hoy eres la hija de una flor.
    La más hermosa del paraíso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ninguna espada puede atravesar la piel de quien no quiere ser muerto.
    Ninguna cadena puede retener a quien quiere ser libre.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cuando uno vive en la oscuridad, no puede ver la salida...

      Eliminar
  5. Ahhhh qué bonito escrito Niña-dragón.

    ResponderEliminar

coméntame pues!