viernes, 30 de noviembre de 2012

postpoesia



Postpoesía visual.
Imagen corteía de Federico.

Hoy ha llegado a mis acalorados oídos o mes bien deberia decir llorosos ojos, un lindo concepto con el que me gustaría jugar un rato por aquello de que originalmente esto es un blog serio donde se discuten temas serios y artisticos.

Resulta que en el delicioso meta-mundo de los que se piensan poetas hay un conceptillo nuevo que se ha dado en denominar postpoesia.

Me pregunto yo en mi ignorancia catenaria para que podrá existir la necesidad de aplicarle nombres a las tendencias? Será como para hacerse partícipe de las cosas que ocurren en el mundillo literario? Puede ser.

Diligentemente por supuesto me he abocado a la tarea de comprender un concepto que a ojo de buen cubero parecia ser mas interesante que el mio auto tildado de anti-poesia. por aquello de que todo lo ajeno parece mejor que lo propio. Carencias americanas que me perdonan los del viejo continente.

No estoy en nada, la verdad. La anti-poesia es de trasnochados. Ahora lo que se usa es el reciclaje.

Reciclamos cajas, reciclamos vidrios, reciclamos plásticos, comida, por qué no ibamos a reciclar también los textos?

Especialmente si los textos fueron buenos textos claro. Con el riesgo anidado, se entiende, de que el resultado de tal reciclaje termine siendo - al igual que las servilletas de papel servido - de una estética cuestionable pero cónsona con los tiempos corrientes.

Los tiempos corrientes. Porque la postpoesía pareciese querer quedarse detenida en el presente y eso talvez no fuese posible dada la indetenible entropía atómica. y ante esta imposibilidad requiere de un nombre que la conserve en el futuro de modo que siempre se sienta presente. Si se está en el después no se puede estar en el antes a menos que se esté en el presente verdad?

Ay cuanto tiempo tenia yo que no me echaba unas letritas a la cabeza. Que lindo es escribir.

La postpoesia, para los menos letrados, es como hacer un soufflé con las sobras del arroz de ayer.

Yo te doy un texto y tu lo conviertes en postpoesia. Yo te doy unas papas y tu las conviertes en sopa de papas. Facilísimo.

Hasta deberíamos hacer un cadaver y todo! Un cadáver exquisito de postpoesia efímera for dummies.

Y aunque me ría de la costumbre de etiquetarlo todo, dos ejemplos maravillosos de postpoesia en estos links que les dejo a continuacion.


Todos los caminos conducen a Cintrueñigo

La novia manca

6 comentarios:

  1. Bueno, que cada uno etiquete como quiera.
    Como si quieren llamarla matapoesía...
    El segundo link no funciona.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mata poesia me parece genial, jajaja

      te quiero Toro

      Eliminar
  2. Leer por el placer de leer, salvajemente, no precisa de etiquetas. Eso sí, las etiquetas dan mucho juego para escribir, y hasta comentarios a las críticas de las críticas de las críticas... Vestir de etiqueta se nos antoja poco elegante, preferimos lo salvaje.

    Nos ha encantado el párrafo donde abunda en el concepto tiempo: "Si se está en el después no se puede estar en el antes a menos que se esté en el presente". Viajar en el tiempo (vivir) conlleva esos riesgos. Y también esos placeres.

    Escribir por el placer de escribir, como hace usted, es muy recomendable. Leer por el placer de leer es muy recomendable. El placer, haciendo lo que sea, es muy recomendable.

    Por eso nos agrada haberle dado gusto (aunque sólo haya sido leyéndonos y comentándonos). Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo salvaje es siempre lo mejor ;)

      besos adorado monarca!

      Eliminar
  3. Si de poesía estoy negada a entender de postpoesía más. ¿Y si leemos sin etiquetas? Igual cada uno hace lo que quiere.

    beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que digo yo, pero me diverti mucho haciendo el post :)

      Eliminar

coméntame pues!