viernes, 6 de abril de 2012

gallez

Como como soy lo mas nerd que existe y entro en todas las clasificaciones posibles de geek, nerd, dork, etc etc etc, estoy pasando mi tiempo en el trabajo escuchando el Requiem de Brahms.

Y qué mejor idea para terminar de aburrir a mis queridos lectores que han soportado con verdadero estoicismo mis reflexiones de semana santa que terminarlos de aburrir mientras me río secretamente de mi propia bromilla interna y ponerles el Requiem de Brahms en el viernes santo de musiquita??

A alguien acaso se le ocurre una idea mejor que la mía? no creo...

El Aria mas bonita de esta misa es la titulada Herr, Lehre Doch Mich, que es un extracto del Salmo 39 del versículo 4 al 7 y que dice mas o menos asi:

Hazme saber Señor, cuál es mi fin
y cuál es la medida de mis días
Para que sepa yo cuán efímero soy.

Tu has hecho muy breves mis días
Y mi existencia es como la nada delante de Tí.

Ciertamente todo hombre,
aún en su plenitud,
es sólo un soplo.

Si, como una sombra camina el hombre
y ciertamente en vano se afana
y acumula riquezas
y no sabe quién las recogerá.

Y ahora Señor que espero?
sólo en Tí está mi esperanza.


De más está decirles que yo me sé de memoria el Requiem de Brahms, en alemán, si. Y las notas también. Todas. Como no quieren que sea una pobre atormentada con tanta información en la cabeza???

6 comentarios:

  1. La Semana Santa me parece adorable si me la explicas tú.

    :)

    Besos.

    Tengo puesta la música eh..., no hago trampas.
    Te imagino escuchándola en trance absoluto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que lindo, toro :)

      en trance no, normalita...

      Eliminar
  2. Ah, tu no eres tan galla asi...

    Yo les lei un cuentico de semana santa a los chiquitos ayer. El petirrojo, de Selma Lagerlof, es muy muy bonito. Lo puedes googlear. Y de resto, espero pintar muchos huevos, lo cual no es nada pascual, mas bien primaveral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje, soy una galla fashion :)

      yo adore los que hiciste el año pasado! pon fotos ok?

      te quiero!!

      Eliminar
  3. Jajaj no se pq esta entrada me hizo gracia y no es que hayas dicho nada chstoso pero... asi soy, perdona.

    Ayyyyyyy tu comentario. Me hace rememorar tb como empece yo... o sea no es que empezara con 18 años, llevaba desde muy pequeña con trastorno de la alimentacion no especificado o con anorexia infantil, segun que pediatra lo dijera, pero no con anorexia nerviosa pura, por asi decirlo. Y a los 18 no es que intentara dejar d comer... es que me hacia un sandwich para llevarmelo a clase, y en la uni pensaba: bueno me lo como en el descanso. Y en el desanso pensaba: bueno, me lo como al salir, que en el tren tendre hambre. Y en el tren me daba cuenta de que se me iba a estroepar por tenerlo tantas horas fuera del frigorifico asi que se lo regalaba a quien fuera. Y llegaba a casa pensando en hacerme un caldo, aunque fuera artificial de estos de pastilla tipo Avecrem o de sobre, pero luego me daba tanta pereza... no necesitaba ese caldo, podia tomarlo mañana, para que hoy? y asi se sucedian los dias y la verdad es que hambre si tenia, pero a la vez no. Tenia hambre, tenia sensacion de estomago vacio, pero no lo identificaba como hambre, como algo desagradable igual que haria una persona sana. Me cuesta mucho describir esto pero creo que me entenderas.

    Y ya se que la anorexia es una enfermedad mental, pero yo no tengo anorexia. Y si estoy tan segura de ello, es pq ya la tuve y creo que sabria identificarla. O tal vez es que existan multipleas grados y tipos de anorexia y yo los desconozca y me este adentrando en uno sin darme cuenta... no se. Pero mientras no vuelva a caer en las purgas, me da un poco igual. De todos modos, gracias por todos tus comentarios, la verdad es que nunca se que comentarte a ti, pero igualmente tu me ofreces tu opinion desinteresadamene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seda: jaja, no hace falta que me comentes para que me preocupe por ti, y quiera ofrecerte mi opinión. Un beso inmenso :)

      Eliminar

coméntame pues!