lunes, 28 de septiembre de 2015

let go

soltar 
soltar 
soltar

las amarras del cansancio
de la
invisibilidad

la necesidad
el ansia de ser vista


10 comentarios:

  1. No soy invisible
    lo dijo la flaquita
    con voz risueña
    en mi pensamiento

    ResponderEliminar
  2. Eso lo arregla el tiempo.
    No te preocupes.
    Sucederá.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es mas bien un mantra. Una repetición que me calme :)

      Eliminar
  3. Let it go, let it gooo... tra la la lala

    ResponderEliminar
  4. AMARRAS SUELTAS


    A veces me gustaría estar desencantado de la vida. Pensar por ejemplo que todo es fútil. Si la muerte o las desgracias borran todo lo bello en un parpadeo, resulta inútil levantar imperios, sembrar jardines o depurar una receta. Quisiera que en lugar de ver a estas ardillas saltado entre las ramas estuviesen destripadas sobre el pavimento. Pero no puedo ser agrio. Soy un podrido romántico. Nunca aprendí a escupir. Aquí, solo, ahora, en medio de la hojarasca, añoro y recuerdo una sonrisa, y esto –creo- me purifica un poco.
    Qué diablos es un poema? Un brazo que se te cae, otra pluma que te sale en el costado? El alma es una de las bitácoras del tiempo, otra es el rostro que te fue obsequiado. En mi cabeza las imágenes se arruman como antigüedades en desuso. Uno quiere pensar que el amor mueve las cosas. Pero cuál es el impulso que se encarga de mantener las nimiedades en marcha? De dónde brota el sostén de la rutina? Quizás todo ínfimo detalle necesita estar en posición para contribuir al balanceo o al estacionamiento.
    Para esto necesito aquella sonrisa, para calibrar el gran motor, para afinar el decorado. Si somos pasajeros en este valle, qué propósito tendría el permitirse –o el obligarse- a pasarlo mal? Soltar las amarras, dejarse ir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. umm...

      los poemas son supuraciones purulentas del alma.

      Eliminar

coméntame pues!