viernes, 20 de marzo de 2015

cristianismo for dummies parte dos

en esta maravillosa obra de Boticelli, la virgen dice:
 nooo noooo yo no me quiero casar con ese viejo! y el ángel le responde:
cásate, cásate, cásate y verás.

Aprovechando que es semana santa y que estamos en el medio de este singular fenómeno astronómico de tener una tétrada de eclipses lunares y uno solar que coinciden todos con algunas fiestas judeocristianas, me animo una vez más a disertar acerca de mis propias teorías acerca de la figura de Jesucristo y su significancia para los siglos posteriores. Y así explicar un poquito algunos "misterios" o milagros que fueron percibidos así durante la época y han sido mantenidos en el tiempo como sistema angular del cristianismo actual.

Si bien en Cristianismo for dummies parte uno vimos cómo en realidad Jesús no era un pobre niño nacido de humilde familia si no un heredero buscado de la dinastía de la casa de David. Asi que vamos a analizar un poco la visita esa tan interesante que el hizo el ángel Gabriel a la Virgen María.

Resulta que en hebreo antiguo, la palabra ángel no posee el contenido espiritual que contiene hoy en día. La palabra ángel significaba principalmente mensajero. Mensajero poderoso. En el griego antiguo tiene un significado similar. Los mensajeros en aquella época podían ser mensajeros divinos o mensajeros mundanos. Pero por supuesto cuando sus mensajes eran bien intencionados, venían evidentemente auspiciados por algún hombre respetado por todos, que aprobaba aquello como la palabra de Dios mismo. Tipo el papa hoy en día pues.

Hay que recordar que la mayor parte de estos mensajes "divinos" eran casi siempre por alguna razón entregados, por el ángel Gabriel, a veces en trance, a veces sin trance alguno y muchas veces en (nada mas y nada menos que) en sueños. Si señor. Si a uno le hablaba un ángel en sueños en la antiguedad a diferencia de hoy en día, aquello era respetadísimo y sin duda divino.

Cuando uno se pone a leer textos antiguos y por supuesto apócrifos, se encuentra con una cantidad de historias que si bien no están aprobadas por la iglesia oficial, le dan a uno muchas luces respecto a lo que sucedía en los tiempos de Jesús. Entre esas historias está la historia de los orígenes de la Virgen Santa y del también muy santo San José.

Entre estas historias se explica la ascendencia real de José y la tradición familiar de María de dedicar sus descandientes al serviciio del templo. Lo cual nos hace pensar que si bien José descendía de David, María sin duda pertenecía a la misma disnastía levita que se había dedicado al templo desde los inicios del judaísmo. Esto explica perfectamente el hecho de que María dudase de la oferta que le hace el ángel acerca de tener un heredero que ocupe el trono de Israel, puesto que ella ha consagrado su vida al servicio de Dios y del templo y por tanto pretendía ser virgen toda su vida. Pero el ángel le dice que no se preocupe porque  el espíritu de dios la va a estar acompañando y su hijo será el rey y habrá gloria en el cielo y en la tierra a la vez.

Esta inocente y buena chica a quien un hombre justo le hace esta propuesta de casarla con otro hombre santo para dar un heredero a su pueblo responde sumisamente tal y como se espera de ella: yo soy la esclava del señor, yo estoy consagrada a El. Hágase conmigo lo que sea que tú dices y accede al casamiento con José. Imagínense a una mujer de esa época diciendo que no a algo. No existe.

José, que tampoco estaba muy convencido de casarse son esta chica pura y casta y mucho menor que él, (se dice que josé era viudo). Sueña que el ángel le dice que no tema y que la despose pues todo esto se está haciendo por un bien mayor. Y entonces también accede. Y los casan. Puede que José no haya soñado nada, pero el resultado terminó siendo el mismo.

Ahora hay que mirar de nuevo a la época en la que estos acontecimientos se están desarrollando y la crisis que vivía para entonces la religión judía, que como paréntesis informativo, no tenía mucho que ver con el judaísmo actual. El personaje que nace de esta unió tan extraña de la casa de David con la casa Cohanim va a revolucionar la historia. Pero eso ya forma parte de otra entrega de cristianismo for dummies.

Recemos con fe, para que yo vuelva a tener las energías y las ganas necesarias para contarles todas esta pendejadas que a mi me encanta investigar antes de que san juan agache el dedo.

Mientras tanto, feliz primavera, y feliz eclipse.

8 comentarios:

  1. Jaja pues a mi me ha gustado, oye!! habia algun dato q no conocia... y aunq no sea cristiana practicante,. si q me gusta conocer la historia del cristianismo. Gracias Adriana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegra Seda, a mi me parece interesantísimo!

      Eliminar
  2. Me alegra de que tengas energías, Adriana, Besos.

    ResponderEliminar
  3. Que no agache el dedo.
    O se va a enterar de quien soy yo...

    :P

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, sip. Que siga teniendo ganas :)

      Eliminar
  4. El Evangelio según Jesuscristo, de Saramago, ese libro aclara muchas, pero muchas, cosas...

    Suerte

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me lo he querido leer todavia José, para hacerme mis propias teorias yo misma primero :)

      Eliminar

coméntame pues!