lunes, 5 de mayo de 2014

sopa de monoteísmo for dummies parte II

En esta imagen vemos cómo Jacob consigue finalmente sus
derechos a la herencia de su padre aprovechándose del hambre de
su hermano mayor y muy peludo Esaú el pelirrojo.

A mis adorados lectores, a que va la segunda mas no última etapa del monoteísmo for dummies.

Como vimos en la clase anterior, la tribu encabezada por el señor Abraham, desarrolló una especie de obsesión por poseer algun trozo de tierra y decidió que el mejor mojor de hacerlo era heredando esa tierra de su dios. Hasta ese momento la unica herencia que pasaba de generación en generación de padres a hijos, era el recuento genealógico y las cabezas de ganado. Abrahám fue el primer patriarca que además de heredarle dinero y cabezas de ganado a su hijo Isaac, también le heredó una tierra y un dios imaginario.

Un dios tan nómada y voluble como las tribus mismas.

Ahora vamos a estudiar la tragedia y el trauma de Isaac. Aunque Isaac era el  hijo legítimo de Abraham, no era ni cerca el único. Todas las esclavas de Abrahám le habían dado otros hijos, pero como hemos visto dentro de la obsesión endogámica de esta tribu, tan sólo los nacidos del seno de la familia eran considerados herederos legítimos. Eso poco a poco se fue transformando en esta ley vigente incluso hoy en día de no considerar judíos de nacimiento a aquellos no nacidos de vientre judío. Esos no son parte de la familia. O son familiares de menor importancia. Ahora bien Isaac tenía muchos hermanos mayores que durante mucho tiempo habían pretendido la herencia de Abrahám, con lo cual no es de extrañar que le hayan hecho lo que hoy en día llamamos bullying y el pobre fuese un traumatizado. Hay recuentos en la Biblia de los celos de Ishmael, su hermano mayor. Para colmo de males su propio padre intentó asesinarlo en pro de la tierra y su dios caprichoso. Asi que el muchacho ya de hombre, debe haber sentido un temor espantoso en todo lo referente a ese dios (que casi lo mata).

Pues bien, muere Abraham y este hombre atemorizado le que sucede y a quien le han prometido una tierra, le ocurre lo mismo que a su padre y pasan los años y el pobre no logra tener hijos. Finalmente su esposa queda encinta y naturalmente éste atribuye tal milagro al dios de su padre.  Es muy importante ver que este patriarca fue el primero en establecerse de hecho en un solo sitio y nunca abandonó Caanan. En este sentido, Isaac hizo exactamente lo que le ordenó su padre (y quién no). Se estableció en la tierra prometida y tuvo dos hijos. Esaú y Jacob. Su hermano Ishmael, repudiado por la esposa de Abrahám desaparece de el recuento histórico y pasa a ser fundador de otra familia seguramente no tan importante como la de Sara.

Ahora Jacob, el hijo de Isaac pasa a formar parte de una historia muy interesante. Jacob, se roba la herencia de su padre. Hay quien dice que Isaac se habia quedado ciego por las lágrimas que derramó el ángel que le salvó la vida, talvez solo tenia cataratas. El punto importante es que Isaac pretendía entregarle su herencia a Esaú y en cambio por error se la entregó a Jacob quien se hace pasar por el hermano bajo intrigas de su madre. La historia se repite. La herencia negada al hijo mayor Ishmael es de nuevo negada al hijo mayor, Esaú y en cambio pasa al menor, Jacob.

Es de apreciar que Esaú se había casado con una caananita cosa que no le gustaba a su padre pues aunque establecido en esa tierra, despreciaba a sus gentes y sus costumbres que no eran las de su casta. Para hacer las cosas peores, despues de ser despojado de su herencia legítima Esaú se casa también con su prima, la hija de Ishmael. Los despreciados se unen. pero siguen ganando los segundones.

Pareciera que esta tribu patriarcal estuviese formándose en base a la intriga en lugar de la justicia. Pero esto claro, se atribuye a un "designio del dios de nuestros padres" y todo resuelto.

En nuestro próximo capítulo de monoteísmo for dummies hablaremos de las intrigas de Jacob y de sus sueños y visiones.





7 comentarios:

  1. Heredar la tierra de dioses imaginarios es una forma graciosa de hacerse con la tierra previamente ocupada... Por la gracia de dios y todo eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no requiere de mayores explicaciones!

      Eliminar
  2. Esto me recuerda...como por obra y gracias de Dios la iglesia católica en España es dueña de la Mezquita de Córdoba y otras muchas propiedades más...y también debe ser por obra de Dios que esta exenta de pagar el IBI...Jor...yo quiero un Dios de esos pa mis cosas y mis caprichos...jor....Me está encantando tu didáctica...jejeje...fantástica pero Real como la vida pispa....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje, solo hace falta alejarse un poco de lo anecdótico y ponerlo en términos reales. Me encanta que te encante!!

      Eliminar
  3. Es cierto, por momentos esas historias son tan interesantes como una telenovela brasilera...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  4. Cual "teleniverla" la cosa se pone mas interesante. Las herencias acaban con las familias, algo se de eso.


    Ese Jacob es un villanazo o un suertudo según se le mire.

    Beso

    ResponderEliminar

coméntame pues!